Nunca se sufre tanto por amor como cuando volvemos a ver el objeto amado, o mejor cuando este está ausente - Napoleón