¡Qué felices somos mientras las cosas no tienen todavía nombre, mientras todo se revela por una vez y para siempre, mientras no sabemos nada del caprichoso renacer de las formas! - Hans Carossa