El último fundamento no es el mundo exterior, que más bien reacciona de acuerdo con leyes fijas, sino el hombre propiamente dicho, que atrae hacia sí los efectos buenos y los malos según su comportamiento. - Richard Wilhelm