El verdadero cariño no es el que perdona nuestros defectos, sino el que no los conoce - Jacinto Benavente