El carácter reflexivo de la escritura, la precisa racionalización que lo hace intachable, facilita el enmascaramiento y puede llevarnos al autoengaño [frente al proceso curativo]. Un fantasma que sólo podremos exorcizar con un fuerte compromiso, impregando de la honestidad en que hemos venido insistiendo. - Manu Rodríguez