Asombrar con gestos amorosos a una persona que nos rechaza es, ante todo, una grosería - Alejandro Dolina