Allí donde el mando es codiciado y disputado no puede haber buen gobierno ni reinará la concordia. - Platón