De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma - Jesús De Nazaret