Un hombre con los pies en el suelo... hasta que lo cuelguen - Groucho Marx