En las desgracias hay que acordarse del estado de conformidad con que miramos las ajenas - Epicteto