Las leyes mantienen su crédito, no porque sean justas, sino porque son leyes - Michel E. de Montaigne