Nací para combatir el crimen, no para gobernarlo - Maximilien de Robespierre