La hora pasa, la pena se olvida, mas la obra queda - Viktor Frankl