Los hombres despiertos no tienen más que un mundo, pero los hombres dormidos tienen cada uno su mundo - Heráclito