Morir por una causa no hace que esta causa sea justa - Henry de Montherlant