Hay una divinidad que forja nuestros fines, por mucho que queramos alterarlos - William Shakespeare