Un vestido carece totalmente de sentido, salvo el de inspirar a los hombres el deseo de quitártelo. - Françoise Sagan