Dios detesta el pecado y aborrece a quien lo comete, pero... su bondad y misericordia es sin límites - San Juan Bosco