Basta conocer la pasión dominante de una persona, para poder estar seguros de saber agradarle - Marco Aurelio