La casa estaba vacía en la hora de la despedida, y sin embargo quedaban las cosas de nuestra vida - Alaíde Foppa