Uno debería mirarse bien a uno mismo antes de juzgar a otros - Molière