Sólo a fuerza de favores se conquista a los espíritus mezquinos. A los corazones generosos se les gana con afecto - Jenofonte