El que habla a un necio, aunque sea prudente, parecerá también necio. - Eurípides de Salamina