Entre los que son igualmente malos no hay paz si no es la impuesta por el miedo de alguno que es peor - Concepción Arenal