El camino del vicio no solamente se desliza, sino que se precipita hacia abajo - Séneca