El mayor consuelo en la desgracia es encontrar corazones compasivos - Menandro