Ningún hombre digno pedirá que se le agradezca aquello que nada le cuesta - Terencio