No hay hombre que conozca mayor felicidad que la que no ha logrado alcanzar en cuerpo y alma; ni mucho menos mayor tristeza que aquella anidada solamente en su conciencia. - Charly Sanz