El que puede gobernar su voluntad es mil veces más afortunado que si pudiese gobernar al mundo - Stanislaw Lem