Cuando la muerte venga a visitarme, ¡qué más da dónde me lleven! Será mi alma la que quedará en el sur. Yo soy del sur, pero que me lleven donde quieran los míos sentirme más cerca, aunque yo ya me habré ido. - Rafael Amargo