La vejez tiene bastantes torpezas propias; no le añadamos la vergüenzas del vicio - Catón