Es exigencia de nuestra mente una cierta quietud. Dios se deja ver en la soledad interior - San Agustín