Se debe convertir el alma en una fortaleza inexpugnable - Antístenes