El más bello momento del amor, el único que nos deja verdaderamente embriagados, es el preludio: el beso. - Paul Géraldy