Debo, luego soy - Eduardo Galeano