De no hablar sino cuando fuere preciso, raramente despegaríamos los labios - Epicteto