El corazón de un hombre de estado debe estar en su cabeza - Napoleón