Cuando el trabajo no constituye una diversión, hay que trabajar lo indecible para divertirse - Enrique Jardiel Poncela