Dios deja vivir en su error, hecho un estúpido, a aquel a quien desea desviar - Marco Aurelio