Quien suele llorar profusamente, también es capaz de reír con intensidad al instante siguiente. - Oscar Wilde