Ya no creo en la verdades que se venden, industriales. Se fabrican a destajo por cerebros bien pensantes que entretienen mojigatos y aburren hasta las piedras. Nos recuerdan que no somos más que aquello que nombramos. - Olga Domínguez