Conviene reir sin esperar a ser dichosos, no sea que nos sorprenda la muerte sin haber reído. - Jean de la Bruyére