La venganza es una herencia de las almas débiles; nunca se cobija en los corazones fuertes - Theodor Körner