Un trato sólo es verdadero si ambas partes renuncian a algo. Encontremos la intersección que nos lleve al uno siendo cada uno, uno mismo. – La ley del uno - Macaco