Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años. - Abraham Lincoln