No existe ningún gran genio sin un toque de demencia - Séneca