Y miré las demás cosas que están por debajo de Ti, y vi que ni son en absoluto ni absolutamente no son. Son ciertamente, porque proceden de Ti; mas no son, porque no son lo que eres Tú, y sólo es verdaderamente lo que permanece inconmutable. - San Agustín