Los deseos de nuestra vida forman una cadena, cuyos eslabones son las esperanzas. - Séneca