No vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí - San Pablo