Suelen hacer falta tres semanas para preparar un discurso improvisado - Mark Twain